Quienes somos

La Asociación Vasca para la Calidad Asistencial- Asistentzi Kalitaterako Euskal Batzordea (AKEB) es una Asociación sin ánimo de lucro que se constituyó como tal en el año 2011.

La Asociación Vasca para la Calidad Asistencial, en euskera Asistentzi Kalitaterako Euskal Batzordea, nace a propuesta de un grupo de socios de SECA (Sociedad Española de Calidad Asistencial) que consideraban importante crear una asociación en Euskadi que trabajase en pro de la calidad asistencial.

En 2011, de la mano del Dr. Alberto Colina Alonso, surge esta asociación con espíritu de colaboración entre organizaciones, públicas y privadas, está abierta a todos los grupos de interés. Cuenta con un grupo de socios, profesionales del ámbito sanitario, que aportan su experiencia y su buen hacer.

Desde la AVCA-AKEB hemos adquirido el compromiso de fomentar la cultura de la mejora continua y la innovación en las actividades sanitarias, implementar acciones necesarias para lograrlo, establecer alianzas, difundir la calidad asistencial como valor permanente entre los profesionales de la sanidad y trabajar en equipo para que todo esto sea posible.

El ámbito territorial en el que desarrolla principalmente sus funciones AKEB comprende la Comunidad Autónoma del País Vasco.

Tal y como se recoge en los Estatutos de AKEB, sus fines son la promoción, la docencia e investigación de la gestión de Calidad Asistencial (actividades de evaluación, monitorización, diseño y mejora) agrupando para tales fines a todos aquellos interesados y relacionados con la actividad sanitaria y socio-sanitaria.

Para la consecución de dichos fines Akeb organiza diferentes actividades tanto de forma individual como en colaboración con otras organizaciones.

La estructura y funcionamiento de la AVCA-AKEB están regidas por sus Estatutos los cuales se han elaborado conforme a la Ley Orgánica 1/2002, de 22 de marzo, reguladora del Derecho de Asociación.

Los recursos económicos previstos por la Asociación para el desarrollo de las actividades sociales, provienen de las cuotas de socios, los productos de los bienes y derechos que le correspondan, así como las subvenciones, legados, donaciones; de los ingresos obtenidos mediante las actividades lícitas que acuerde realizar la Junta Directiva, siempre dentro de los fines estatutarios.